CONACYT Y MIT INAUGURAN LA CONFERENCIA DE TECNOLOGÍA EMTECH 2014

CONACYT Y MIT INAUGURAN LA CONFERENCIA DE TECNOLOGÍA EMTECH 2014

Ciudad de México, 18 de junio de 2014.

Comunicado 42/14

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) inauguraron esta mañana EmTech, la conferencia de tecnologías emergentes que reúne a emprendedores, científicos, empresarios e inversionistas para identificar proyectos mexicanos innovadores que permitan resolver necesidades económicas y sociales.

 notaemtech

Al término de la inauguración el Dr. Enrique Cabrero titular del CONACYT, ofreció una conferencia de prensa.

Durante la inauguración, el Dr. Enrique Cabrero, titular del Conacyt, explicó que EmTech busca impulsar una cultura emprendedora de alto impacto basada en la tecnología, que es fundamental para el desarrollo y crecimiento del país.

Los temas que se abordarán durante los dos días de trabajo son Educación, Medicina genómica y biomedicina, Innovación en energía y fuentes alternativas, Transferencia tecnológica, Revolución de materiales, Robótica y movilidad y Tecnología portable.

Esta es la segunda ocasión que el evento se realiza en México con la participación de 35 expositores nacionales y extranjeros expertos en innovación, tecnología y negocios.

Premios MIT

Como parte de las actividades de EmTech 2014 se entregará a 10 mexicanos los premios MIT Technology Review a Innovadores Menores de 35 años.

Los galardonados de la edición de este año son:

Alejandro Cantú (Universidad Iberoamericana). Es creador de SkyAlert, red social que advierte la llegada de un sismo con 60 segundos de antelación y que cubre todas las zonas de riesgo sísmico del país. A tres años de su lanzamiento, esta red ha sido aprovechada por 45 millones de mexicanos.

Blanca Lorena Villareal (ITESM). Diseñó un sistema olfativo artificial compuesto por componentes electrónicos, software y sensores químicos. Este sistema podría ser de gran utilidad para localizar fugas de gases tóxicos o peligrosos para los seres humanos en zonas de desastres.

Caleb Rascón (UNAM). Es autor de un sistema de audición robótica de mayor sensibilidad que permitirá mejorar la interacción entre personas y máquinas. Este sistema ha sido probado en un robot de servicio que actúa como mayordomo.

Daniel Jacobo (ITESM). Desarrolló una metodología para aprovechar frutas y vegetales de desecho para obtener de ellas compuestos que puedan ser utilizados en la industria farmacéutica para la elaboración de medicamentos.

Fernando Rojas (UNAM). Creó un sistema que permite monitorear un embarazo de manera remota y en tiempo real. Actualmente, este mecanismo ya es utilizado en más de 100 municipios y 8 estados del país. El sistema AmeneTEC también permite monitorear otro tipo de enfermedades crónicas.

Guillermo Ruiz Esparza (ITESM). Utilizando nanoparticulas, este joven desarrolló un sistema que permite tratar de manera no invasiva la insuficiencia cardiaca, una de las enfermedades cardiovasculares más comunes.

Rubén Morones (UANL). Encontró un mecanismo para potenciar los antibióticos hasta mil veces mediante la adición de particulas de plata, un avance que podría terminar con la inmunidad de muchas bacterias a los tratamientos médicos.

Josué Gio (IPN). Este joven innovador diseñó una aplicación que permite reservar una habitación en un hotel desde el celular, invento que dio origen a la empresa LastRoom. A través de su app, es posible reservar en más de 500 hoteles del país.

Juan Leonardo Martínez (IPN). Diseñó una aplicación que permite leer los cambios de color en las tiras colorimétricas utilizadas en la vigilancia médica, pruebas de drogas y análisis ambientales. En segundos, esta app ofrece resultados precisos sobre niveles de glucosa en sangre, proteínas y concentraciones de pH, por lo que se convierte en una alternativa para el diagnóstico médico en lugares remotos.

Scott Munguía (ITESM). Desarrolló un mecanismo para convertir la semilla del aguacate en un plástico de origen natural. Este desarrollo es una alternativa para reducir el uso de maíz o papa en la producción de bioplástico y permite el uso de un desperdicio agroindustrial abundante, si se considera que México produce 30 mil toneladas de aguacate al año.